“POCO EFECTIVA”, “INCUMPLE LA DIRECTIVA EUROPEA” Y “COLAPSARÁ EL SISTEMA JUDICIAL”. ASÍ ES LA NUEVA REFORMA DE LA LEY CONCURSAL

 

El nuevo Anteproyecto de la Ley de Reforma de la Ley Concursal ya está en trámite de audiencia pública, pero no ha sido muy bien acogido. “Insuficiente”, “poco efectiva”, “incumple la Directiva Europea” y “provocará un mayor colapso judicial”, son algunas de las calificaciones aportadas por la Asociación Profesional de Administradores Concursales (ASPAC) ante esta nueva reforma.

Los gestores administrativos calcularon hace pocos meses que alrededor de 130.000 pequeñas y medianas empresas (PYMES) estaban a las puertas de presentar concurso de acreedores o a la desaparición directa, cifras que se podrían aumentar drásticamente por el efecto dominó de los impagos.

Estas cifras son muy alarmantes si se tiene en cuenta que antes de la pandemia el 97% de las empresas eran PYMES.

Está claro que el covid está afectando drásticamente al tejido empresarial español, y que urge una legislación que favorezca la máxima protección a la ciudadanía y a las empresas.

No obstante, resulta chocante que en mayo de 2020 se aprobase de forma precipitada la Reforma de la Ley Concursal, y que un año más tarde se pretenda realizar otra Reforma, que de nuevo vuelve a ser inapropiada e insuficiente.

La Asociación Nacional de Entidades Especializadas (ANEES) considera que esta Reforma es un absoluto error porque pretende anteponer la situación de la Administración Pública frente a la viabilidad empresarial y el empleo.

¿Acaso no Hubiera sido más efectivo que antes de haber publicado el Anteproyecto de la Reforma, se hubieran tenido en cuenta los conocimientos de los administradores concursales y de los jueces, ya que son los verdaderos expertos?

Parece que el Gobierno no piensa de la misma forma y por eso ha prescindido de su opinión. Los expertos critican que esta reforma les ha venido por sorpresa, y que tiene un planteamiento erróneo.

A grandes rasgos, estos son los nuevos puntos esenciales de la Reforma:

1.- Se introduce una figura denominada “Planes de Reestructuración Empresarial” que viene a eliminar los actuales instrumentos preconcursales (acuerdos de refinanciación y acuerdos extrajudiciales de pago). La polémica surge tras la falta de seguridad jurídica durante los procesos de restructuración. Por ejemplo, esta Reforma prescinde de la figura del administrador concursal para agilizar los trámites de las microempresas. Un dato curioso si tenemos en cuenta que el 90% de las empresas que se encuentran en concurso son microempresas.

2.- Se incorpora un procedimiento de insolvencia único adaptado a las necesidades de las microempresas de menos de diez trabajadores y para los autónomos. Se caracteriza por su simplificación procesal máxima y su coste reducido.

3.- Elabora un procedimiento de segunda oportunidad dirigido a personas físicas (consumidores) y autónomos en concurso que quisieran volver a emprender o en su defecto, continuar su actividad económica sin el impedimento de deudas previas. Deja fuera de los procesos de segunda oportunidad a más de 3.4 millones de microempresas, siendo el comercio, inmobiliario y hostelería los sectores más afectados al ser quienes mayores porcentajes de insolvencias tienen.

4.- Serán los Juzgados de Primera Instancia, y no los Juzgados de lo Mercantil o las Secciones especializadas de las Audiencias Provinciales quienes serán competentes de conocer los referidos asuntos concursales. El principal problema es que existen vacíos legales en la Reforma que van a provocar el efecto contrario.

Al encontrarnos en plena era digital, esta Reforma no se iba a quedar atrás en términos tecnológicos, y es por eso por lo que en la propia página web del Ministerio ofrecerá los siguientes servicios:

1.- Un modelo de solicitud de declaración de concurso voluntario.

2.- Una plataforma electrónica de liquidación de bienes para la venta de activos de las empresas en liquidación.

3.- Un programa de cálculo automático del plan de pagos.

4.- Formularios oficiales del procedimiento especial de microempresas.

5.- Una web para auto diagnosticar la salud empresarial del negocio y así testear su solvencia.

6.- Un portal de liquidaciones en el Registro público concursal.

7.- Solicitud de asesoramiento a empresas que sufran dificultades económicas.

8.- Registro Público Concursal.

La gran pregunta es… ¿De qué sirve más digitalización si el contenido de la Reforma es erróneo?

El Anteproyecto de la Ley de Reforma Concursal debe ahora enfrentarse al reto de ser aprobada y poder entrar en vigor antes del 1 de enero de 2022, fecha en la que finaliza la actual moratoria concursal.  Por ahora, ha recibido más críticas que halagos, ¿Conseguirá la Reforma ser aprobada en menos de 5 meses?

 

Manuel Serrano

Belén Montes