MÁS VALE DINERO EN MANO QUE PASAJEROS VOLANDO

EL REEMBOLSO DE LOS VUELOS POR CAUSA DE LA COVID-19, UN DERECHO DE LOS PASAJEROS

Una de las principales consecuencias que ha tenido la propagación de la pandemia de la Covid-19 es la cancelación masiva de vuelos en todo el mundo, en tanto y cuanto se han restringido en casi todos los países la libertad de circulación y movimiento.

Esta anulación colectiva ha impedido a millones de pasajeros ejercer los legítimos derechos de sus contratos aéreos que, en el momento en que se acordaron, no podían siquiera prever que la enfermedad iba a extenderse de manera tan rápida y con unas consecuencias sanitarias y económicas tan extremas que les impidiese poder disfrutar de sus vuelos.

Esta situación ha generado una pregunta entre los millares de usuarios afectados por esta situación: ¿qué va a pasar con el dinero pagado para estos vuelos? ¿Lo voy a poder recuperar o lo doy por perdido?

En esta tesitura, muchos usuarios no saben cuáles son sus derechos. Se han encontrado con situaciones en las que las aerolíneas han optado por ofrecer bonos de vuelo para que puedan utilizar en el futuro cómo única alternativa a este contratiempo. Sin embargo, muchos consumidores no quieren esta solución, en la medida en que vivimos una situación económica extremadamente difícil, y preferirían que se les devolviera el dinero en metálico en vez de obligarles a reinvertir su capital en otro vuelo que, por otra parte y dada la incertidumbre que la pandemia genera en el corto y medio plazo, no saben cuándo podrán utilizarlo.

En este contexto, la Comisión Europea publicó una Recomendación en fecha 13 de mayo de 2020, en la que instaba a las aerolíneas y otras empresas de transporte aquejadas de fuertes problemas de liquidez a ofrecer cupones de viaje a los pasajeros cuyos vuelos hayan sido cancelados por la pandemia, en vez del reembolso del dinero en efectivo, proponiendo a su vez que el Estado en cuestión garantizara los cupones.

Así, la Comisión Europea aconseja a los pasajeros a aceptar este tipo de compensaciones, ya que entiende la agónica situación económica y financiera en la que se encuentran tanto las aerolíneas como las empresas de viajes del sector turístico. Sin embargo, este hecho no es óbice para recordar que se trata de una recomendación y que si el pasajero lo prefiere, se le debe reembolsar en efectivo como exige la propia normativa europea.

La Recomendación de la Comisión señala que el periodo de validez de los bonos debe ser de un mínimo de doce meses. No obstante de lo anterior, las compañías deben proceder al reembolso automático del importe del viaje en cuestión al consumidor con un plazo máximo de catorce días después del final de su período de validez si el bono no ha sido canjeado. Esta disposición es aplicable también en caso al reembolso del importe del bono restante en caso de que se utilice parte de él previamente.

Si el periodo de validez es superior a doce meses, los pasajeros afectados están en su derecho de solicitar el reembolso en metálico transcurridos los doce los doce meses de la emisión del bono en cuestión cómo máximo. Adicionalmente, la Comisión estipula que los bonos para los transportes deben ser transferibles sin coste adicional alguno.

Asimismo, la Comisión establece que, dependiendo de la disponibilidad existente y sin tener en cuenta el billete o precio concreto, las aerolíneas y empresas de transporte deben salvaguardar que los bonos permitan a los pasajeros puedan viajar al mismo destino en las condiciones originales.

Todo lo antedicho tiene una aplicación particular en el caso de que la reserva del trayecto se haya realizado a través de un intermediario, supuesto en el cuál las empresas que prestan el servicio deben autorizar la utilización de los bonos también para nuevas reservas a través del mismo intermediario.

Se trata pues de una materia de rabiosa actualidad en la que los consumidores, por desconocimiento de sus derechos, no contemplan todas las oportunidades que tienen a su disposición. Por lo tanto, y antes de que los plazos en este artículo estipulado venzan y pierdan las oportunidades legales de forma total o parcial, instamos desde este artículo a los pasajeros a que se informen adecuadamente de las potestades que les pueden asistir por razón de su condición. Estamos a su plena disposición para este y otros asuntos legales en el despacho Serrano Alberca & Conde.

Manuel Serrano Conde
Enrique López Sierra

 

MAS VALE DINERO EN MANO QUE PASAJEROS VOLANDO