EL INFORME QUE MERECÍAMOS

La semana pasada tuvimos el placer de conocer en persona a Clara Eugenia Núñez, una de los coordinadores que han realizado el informe sobre el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia: un resumen anotado, que tiene como objetivo hacer más accesible el material contenido en el informe Plan de recuperación y Transformación que el Gobierno publicó en mayo, y sobre el que ya hablamos en este blog.

En él se ofrece un desglose detallado del gasto previsto en el Plan y una serie de treinta fichas que describen los citados componentes en un lenguaje que busca ser accesible para el no especialista. Pero no solo eso, este informe recoge comentarios valorativos, dudas y otras observaciones, que reflejan la primera reacción de los integrantes del GTMC que han analizado cada uno de los componentes del Plan. El objetivo de este informe se presenta como un estímulo hacia una discusión informada sobre un documento de indudable importancia para el futuro socio-económico de España. Desde esta plataforma os recomendamos encarecidamente la lectura de este informe, nosotros analizaremos los aspectos más importantes centrándonos en el impacto sobre el crecimiento, la productividad y la creación de empleo.

Concretamente vamos a analizar el capítulo veintitresavo sobre las Nuevas políticas públicas para un mercado de trabajo dinámico, resiliente e inclusivo.  El objetivo de esta medida es reducir el desempleo estructural y el paro juvenil, reducir la temporalidad y corregir la dualidad del mercado laboral, cerrar la brecha de género, aumentar la inversión en capital humano, modernizar los instrumentos de negociación colectiva, aumentar la eficacia y eficiencia de las políticas públicas de empleo y mejorar el sistema de protección por desempleo. Para eso se van a proporcionar ayudas por el Ministerio de Trabajo y Economía Social en coordinación con la Conferencia Sectorial de Empleo y Asuntos Laborales para la creación de tres programas de contratación y de formación en alternancia con el empleo para personas de 16 a 29 años. Además, esta medida recoge programas de activación y orientación para el empleo de mujeres, incluye incentivos económicos para la contratación, así como sistemas para mejorar los instrumentos para facilitar el retorno al empleo de las personas desempleadas. Se pretende reforzar la formación para el empleo y configurar trayectorias individualizadas de orientación, así como mejorar los instrumentos de los servicios públicos de empleo, incluyendo herramientas de perfilado que faciliten una atención personalizada, así como introducir instrumentos digitales para la gestión y cobertura de vacantes. Se buscará también mejorar la coordinación entre los servicios sociales y de empleo y se propone la creación de ventanillas de empleo específicas para jóvenes y el replanteamiento de la Garantía Juvenil.

Gracias a este nuevo informe y sus comentarios y valoraciones podemos advertir la falta de concreción en muchas de las medidas propuestas, siendo un compendio de buenas intenciones que se diluyen al llegar a la práctica. El informe de mayo no establece prioridades claras y no todas las medidas propuestas se basan en las recomendaciones del Semestre Europeo, recogidas al inicio del documento. Sin duda las propuestas en materia de políticas activas van buena dirección, pero los avances en esta materia están condicionados por el ritmo y la ambición en la modernización de los servicios públicos de empleo. Pero, sin embargo, las propuestas en materia de empleo joven carecen de ambición y no abordan los problemas de acceso al empleo de este colectivo. Tenemos que tener claro que para mejorar el funcionamiento del mercado laboral y reducir la tasa de paro estructural, hay que tener una visión más holística de los problemas. Sin duda los resultados con respecto al paro juvenil y a la precariedad laboral y contractual de estas generaciones está muy relacionada con la situación socioeconómica e inmobiliaria que se vive, pues la mejora de su situación pasa por un mejor funcionamiento del mercado del alquiler y por facilitar el acceso de los jóvenes a una vivienda. Necesitamos dejar atrás las utopías y empezar a ponernos las gafas de la practicidad.

Algo que nos gustaría destacar para finalizar es la casi inexistente presencia de la justicia como materia en la que implementar e invertir, sin duda, como abogados creemos en la necesidad de darle a la justicia el valor que tiene para seguir luchando por que sea mas eficaz, rápida y eficiente.

Manuel Serrano Conde

Marina Vidal de Lamor