EL DESCENSO A LOS INFIERNOS DEL FASCISMO SOCIALISTA: SUSPENSIÓN DEL PORTAL DE LA TRANSPARENCIA

SIN PALABRAS

· Muy pocos medios de comunicación se han hecho eco de una actuación muy grave e ilegal de este nuestro gobierno, cuya arbitrariedad e ineficacia, ya no sorprende. Por desgracia, nos estamos acostumbrando peligrosamente a una actuación del poder ejecutivo que no respeta la legalidad, sin que podamos reaccionar contra ella por los medios habituales, pues los mecanismos de impugnación de los actos políticos y administrativos están ciertamente disminuidos y el Congreso, inexplicablemente, como ya he tenido ocasión de manifestar en este foro, no cumple su función esencial de control. Tampoco el estado de alarma justifica desde luego que no tengan que respetarse normas tan elementales como la Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno, a cuya manifiesta vulneración se dedica este artículo del blog.

Reza la Exposición de motivos de esta Ley que La transparencia, el acceso a la información pública y las normas de buen gobierno deben ser los ejes fundamentales de toda acción política. Solo cuando la acción de los responsables públicos se somete a escrutinio, cuando los ciudadanos pueden conocer cómo se toman las decisiones que les afectan, cómo se manejan los fondos públicos o bajo qué criterios actúan nuestras instituciones podremos hablar del inicio de un proceso en el que los poderes públicos comienzan a responder a una sociedad que es crítica, exigente y que demanda participación de los poderes públicos.

En esencia, esta Ley establece tres mecanismos para garantizar la transparencia y el acceso a la información derivada de la acción del gobierno.

Por un lado, la denominada publicidad activa que impone la obligación de la Administración territorial e institucional de publicar en una sede electrónica toda la información necesaria que garantice la transparencia de su actividad; ya se trate de información institucional, legislativa o económica, singularmente contratos celebrados (incluida la reciente compra de mascarillas falsas y test defectuosos con comisionistas de por medio) y subvenciones otorgadas (en especial las concedidas a los medios de comunicación comprando su silencio y fidelidad).

Por otro lado, la regulación de un procedimiento administrativo especifico a solicitud del interesado para hacer eficaz el acceso a toda esa información pública, ora porque no se encuentre publicada o aun estándolo este incompleta y no resulte posible su fiscalización. No se trata de una cuestión baladí porque si bien este derecho de acceso a la información pública no es un derecho fundamental susceptible de amparo, no es menos cierto que esta contemplado en el artículo 105.b) de la Carta Magna, por lo que merece especial respeto y protección.
Por último, la creación del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, órgano teóricamente independiente que tiene por finalidad promover la transparencia de la actividad pública, velar por el cumplimiento de las obligaciones de publicidad, salvaguardar el ejercicio de derecho de acceso a la información pública y garantizar la observancia de las disposiciones de buen gobierno.

Pues bien, este gobierno sin pestañear ha hecho tabla rasa de estas garantías e impide de facto el acceso a cualquier información relacionada con su gestión de la crisis sanitaria que nos asola, cuando ahora por razones evidentes, la transparencia se revela más necesaria que nunca. ¿No es esta una actitud fascista y totalitaria que supuestamente rechazan los partidos en el gobierno, imputando estos calificativos a otros partidos que son mucho más transparentes en la práctica? ¿Como lo está haciendo el gobierno?

Muy sencillo, la disposición adicional del Real Decreto del estado de alarma, https://cutt.ly/gt5zzUt establece la suspensión de los plazos de los procedimientos administrativos, incluido por tanto el de solicitud de acceso a la información pública, pero exceptuando claro está, los procedimientos de pago de impuestos y cotizaciones a la seguridad social no vayan a quedarse sin liquidez para seguir malgastando el dinero de los españoles. Frente a esta medida, ni siquiera el Consejo de Transparencia, cuya presidencia está vacante desde 2017 (alucinante) se ha manifestado en contra como puede verse en esta nota informativa de Presidencia: https://cutt.ly/et5zQOU.

Pero lo que me parece más grave es que se han dejado de publicar sistemáticamente la cuasi totalidad de los contratos celebrados para la compra de material sanitario, centralizada por el gobierno para todas las Administraciones so pretexto de que resulta más la eficiente, cuando es todo lo contrario, pues es notorio que ni el material llega con la suficiente celeridad y cuantía ni se adquiere de la suficiente calidad: es una broma de mal gusto que se hayan comprado también mascarillas defectuosas y test no fiables.

¿Responderá el gobierno de estas irregularidades? Sr.Casado, en su reunión de este lunes exija como mínimo el restablecimiento del portal de transparencia a pleno rendimiento como condición necesaria para cualquier atisbo de apoyo a este desgobierno. Es lo mínimo que podemos pedir los ciudadanos de bien.

Es Justicia que pido en Madrid a 20 de abril de 2020

Manuel Serrano Conde · Luchando por el Derecho